sábado, 30 de julio de 2011

ME SABE A TÍ AMIGO



Suavidad en la llanura de tu mirar,

suspiro que sumerjo al cotemplar

el fogoso y dulce viento

de un latido

que está sumergido

entre la mar de mi alma

que oscila entre el sentido

de la infinita calma

que se agota como tormenta

en la bahía de mis pensamientos

fluidos como charcas,

entre las palabras que he desnudado,

por mi intensa poesía que te he entregado.


Y me sabe a tí amigo,

a dulzura, amor y suspiro,

a grandeza, belleza y sueños

que nace en cada momento

cada vez que yo te pienso.