martes, 5 de noviembre de 2013

FINALISTA Nº 4; JUAN LUÍS RODRÍGUEZ DEL RÍO

            Soneto
                 Al momento presente


         Cayendo la hojarasca del olvido
         sobre el atardecer impenetrable,
         de este mundo cegado, insoportable
         en su afán de vivir, lo no vivido.
         
         Y en el recuerdo del pasado ido,
         que sin poder volver: inolvidable;
         cortado por el gris y oscuro sable
         del presente que le ha sobrevenido.
       
         Va, en este laberinto de morralla
         de confusión, de guerra y de metralla;
         donde el vacío se mece con su cuna.
       
         El ser humano clama y desespera,
         atado a su egoismo y su quimera
         como perro ladrándole a la Luna.

FINALISTA Nº 5; JUAN CARLOS GALLEGO LÓPEZ

CAPRICHOSO AMOR.


Caprichoso amor, escucha:

Esto es algo entre tú y yo.

..... Si la vida es poesía,

la muerte nos resultaría

la poética de la vida..........


La poesía tiene ojos sin fondo

pero la pálidez entiende al alma.

Entonces, la nada de la vida,

no se puede pensar,

sin la inmensidad del ocaso.


No es posible admirar la belleza

sin recordarnos el marchitarse.

Esto es dialogo entre las flores.

Cambio a dios por una musa

mitad endiosada, mitad inspirada.


Soportar, soportarse a la condena

de la escritura o de la vida.

La infinita maquina del reloj

me quitó mis ojitos de estrella.

Qué más da si me quitara la poesía.

FINALISTA Nº 6; ROLANDO ENRIQUE ROSALES MURGA

Me perdí

Viendo el piafar del caballo oscuro, cual la sombra de la luna. Perdido entre el camino muerto me decidí a seguir por la vereda de las luciérnagas. Andando me encontré con oprobios y ostracismos. Entre dormidas constelaciones bajo el cálido manto de la noche diáfana; sintiendo en mi pecho el efluvio de la Begonia, el sublime olor que expedían los claveles. Entre rosales negros caminé. Mi piel se hirió entre las espinas. Los cardos que son amores pasados atacaron de nuevo mi ser. Visiones horrendas de pasajes yermos, me perdí entre tristeza y desolación. Del puente bajaba una magnánima enredadera. Por ella me deslicé hasta tus aposentos. Te encontré en mi cabeza, me disolví entre letras. Me convertí a tu deseo, me embarqué en el universo hermoso que dibujaba tu piel. Pinté con mis manos tus caderas, fui alfarero de tu piel. Besé tu cuello, el camino al cielo, tus labios fueron puerta al solaz.

FINALISTA Nº 7; ISABEL REZMO



Oigo el Mar

Oigo el mar,
como la vida,
una maraña de cabello en mis ojos desorbitados.
Me doy cuenta,
me hago la pregunta a la indisciplina de la respuesta.
Me hago una muerte en los ojos cerrados.
Caigo en la cuenta.
Quiero proteger un suspiro, las horas,
quiero navegar en la espuma de la playa sin nombre.
Quiero seducirme en tu cuello,
en tus brazos,
los brazos del abrazo y de la respuesta a cualquier clase
de amor que no lleve a la desesperación.
Que no lleve al letargo. A la frialdad del propio destino,
de no saber, de no querer, de no decir,
pronunciar, disparar,
olvidar, doler, seducir, soñar...

El sueño es como un arrecife de historias dormidas
en rocas serpentadas por ruidos del ser.....
Querer ser, querer ir, simplemente querer....
¿Y en la madrugada? Como el naúfrago.
Acércate. Es un susurro. Mi voz, se descuelga del teléfono
en un páramo,
en la vieja arena de un gladiador
el que me tensa el cuerpo, y me incita,
a perder una condena,
a ganar una sentencia..
menospreciar la quietud, que no tengo.

FINALISTA Nº 8; FRANCISCO PAVÓN MADROÑAL


  • LOCO

    Cada loco con su colina.
    Yo sigo aquí, en la mía, acariciando ortigas;
    abrazado a mi paja mental;
    jugando a una partida de ajedrez con mi subconsciencia,
    partida que nunca acaba;
    liberando estrellas, presas del cielo.
    Desde mi colina puedo observar el mundo que está loco.
    Sí loco, plastificado, insípido y contaminado.

    Monsanto se hace con el mundo,
    Monsanto se hace con un premio Nobel
    por condenarnos a muerte a cebarnos con transgénicos
    y es que el mundo se muere de hambre, que ironía.
    El mundo está loco.

    Las Industrias Farmacéuticas
    me venden enfermedades, que sólo las curan sus fármacos,
    fármacos que no sé si me cura o me envenena,
    con vacunas que esconden timerosal…
    soy un yonqui sin consumir heroína,
    soy un yonqui de la farmacéutica,
    soy legal por llevar receta.
    El mundo está loco.

    Dentelladas de corrupción quieren devorar mi colina.
    Come Cocos que gobiernan me quieren devorar los pies
    y así ser prisionero, igual que las estrellas las son del cielo.
    Porque yo estoy loco, si mi forma de pensar no entra en la sociedad.