jueves, 14 de marzo de 2013

1º FINALISTA; José Monin El Poeta



 "DE LLANTOS SIN RETRATOS"


Anochece y todo se vuelve tenue. 
El brillo de tus ojos callan, mientras 
los muertos duermen, creyendo ser
los próximos en volver. 
Aun el árbol seco tiene esperanza
de brotar, y si es así, por qué mi 
corazón temerá. 
Son tus labios, o son tus deseos que 
me volverán al más allá. 

El cristal se romperá, 
tus labios lo sentirán al rozar con
la mañana del pasado trivial. 
Dónde esta, el acuerdo de nacer
y morir con tu sonrisa feliz. 
Anochece y todo se vuelve callado
como el cementerio de llantos
sin retratos.

2º FINALISTA; Juan José Vivas Muñoz


MI SENTIR



Se desliza por el aire mi tristeza
junto con mi plena e inseparable soledad;
observo mi mundo chocando con mi fortaleza,
la fortaleza de la melancolía y realidad.

Siento la existencia del amor,
al igual que la sensación de la felicidad;
pero mi alma vuela por el mar del temor
e impregna mi sentir de sensibilidad.

Contradicciones de un vivir mortal,
en un mundo quizás diferente 
para un ser especial,
quién expresa aquello que siente. 

Las lágrimas me susurran al oído,
palabras y sensaciones de un sentir
de un momento que busco el olvido,
o quizás un instante de mi vivir.

Intento esconder mis pesares,
intento mostrar mi indiferencia;
pero en el interior de mis mares,
surca la verdad de mi carencia.

3ª FINALISTA; Nuria M Brunet

Te ves?

La alegria sin más que se daba,
la inocencia innata,
las preguntas irreverentes,
la naturaleza soñada.

Nada se ha ido.
La Nada que estaba.

Estamos tan sumidos en el disfraz de adulto,
que ya se nos olvidó en que rincón reside la carcajada inocente que siempre nos habitaba.
Refunfuñamos cuando metemos el pie en un charco.
Se nos olvidó en el camino que antes, no hace tantos años,
ese charco, era ya en sí, como un destino,
una aventura más para descubrirnos y divertirnos.
Saltábamos encima hasta empaparnos, para seguir después sin rumbo establecido.
Hasta que alguien nos decía:
"pero mira como te has puesto!?"

Qué tengo que mirar?, te decías.
No entendías el mal.
Qué mal definida la propia maldad,
metidita en los miedos y prejuicios de los demás.

Sí, y ahora desde tu disfraz, vuelve a mirar.
Mira un poquito más abajo.
Con la misma mirada limpia y de verdad.
¿Lo ves?
Ahí estás.

Des&cúbrete!

4º FINALISTA; Jose David Rodriguez

Ella

Trazo líneas en busca de la rima perfecta.
Mi bolígrafo resbala en el papel creando tu silueta.
Mujer que no existe inspira a este poeta.
Mi mente queda bloqueada ante tu figura esbelta.

Solo el ruido del silencio calma mis entrañas.
La soledad me resguarda de tus artimañas.
La luna refleja las heridas de mi alma marchita.
Agonizo toda la noche, hasta que al fin el sol resucita.

Lucho por tenerte, mi esperanza no se rinde.
Pero caigo en tus engaños, que queman este corazón de mimbre.
Renazco de entre mis cenizas escarmentado por tus juegos.
Te tengo entre mis manos, pero te escapas entre mis dedos.

Sigo escribiendo versos esperando tu llegada.
Tú eres esa mujer que todos quieren, La más aclamada.
El pensarte me vuelve loco, pero eso no te afecta.
Porque tú eres así, tú eres la más bella, tú eres, la rima perfecta.

5º FINALISTA; Carlos Roberto Muñoz Romero

Tributo de mi corazón

Ofrenda de mi amor a tu belleza,
Te la rinde mi jadeante corazón,
Ingenuo aferrado a una ilusión,
Qué por ti esta perdiendo su destreza.

No profanes mujer esta nobleza,
Mira que en él solo hay desolación,
Más no implorará jamas tu compasión,
Por mandato que le dicta la cabeza.

Mis versos, lágrimas de desconsuelo,
Vuelan repatriados a tu suelo,
A postrarse a tus plantas, humillados.

Mujer; mi corazón no está vencido,
Hazlo feliz; en su nombre te lo pido;
¡Ámalo, porque nunca ha sido amado!

6ª FINALISTA; Ana Sanchez Tablado

EL REINO DE MIS SUEÑOS


Cuanto echo de menos esos días,

En los que tu reino era mi corazón,

Tus vigías mi mirada, y mis latidos tu reinado.

Cuanto echo de menos aquellos días en los que,

Mis deseos eran mis designios, y hasta la inmensidad

Allá en dónde se pone mi alma cada tarde.

Lo tenías todo, y yo era tu ferviente soldado.

Te amaba hasta enloquecer, te quería hasta desfallecer,

Aquellas coloridas estampas que eran tus días.

Sí lo hubiera dado por ti, desde desfigurarme

Te hubiera dado hasta mi vida, pero...

Negras sombras cayeron entre nosotros,

Hacía tiempo que acechaban, y no las supimos ver.

Yo sucumbí ante la demás aterradora de ellas: la duda

Después vino, la tristeza, la desgana.

Y aquel sueño, aquel reino se desmorono.

Lamento y lamentare está perdida por siempre.

Porque como defensor de este reino, no supe

Cuidar de todo aquello, porque en tu soledad,

Y amargura escondías algo, que no supe comprender

Y ahora errante, expió mi culpa, sin dueño, sin reino

Vago apenada entre un paramo yermo e irrisorio.

Gritando "yo una vez tuve un reino",

Pobre ilusa, el viento ha matado su alma,

Declaman las negras sombras, si, es verdad,

Una vez yo tuve un reino, idílico, una vez

Por el que habría dado todo, pero tú petrificado,

No supiste avivar a mi corazón, mis ascuas

Solo me miraste fijamente, sonreíste, y te apartaste.

Y ahora como otra sombra vago por este mundo,

Recordando el reino que tuve y que no pudo ser.