sábado, 27 de agosto de 2011

EL SILENCIO GRITA

El silencio grita

entre el palpitante sueño.


El silencio goza de la efímera sombra

que inerte tropieza entre el suspiro,

suspiro breve pero eterno

que despierta entre el rugir

de un eco que transpasa

el momento de una vida.


El silencio es pequeño pero eterno,

se escapa entre montañas y lagunas,

entre la figura de una voz callada,

la que se siente cuando se respira.


Silencio y grito,

grito y silencio

complementan mi existencia

cada vez que siento

que el viento me mira

entre la fuerza de su silencio,

me arrastra entre sus manos

y me lleva a ese mundo

que grita entre el mágico soplo de un recuerdo,

un recuerdo soñado

entre mi profundo silencio

que habla al susurrarme

y me despierta de su infinita luminosidad.