domingo, 28 de octubre de 2012

1º PARTICIPANTE; Francisco Pavón Madroñal

DEDICATORIA: 
Este poema va dedicado a todas las mujeres que fueron mamá desde muy joven y en especial a Verónica que me enseñó a escribir los poemas más bonitos. Los que se escriben con la propia vida.


FRENTE AL ESPEJO

Enfrente a el.

Mirada perdida que se quiebra en un espejo,
los rasgos profundos, todo queda ya lejos.
Pupilas que reflejan una vida ya vivida
los recuerdos de una niñez que vagan perdida.

Infancia que se trucó en la chistera de la ignorancia.
Niña que cambiaste la muñeca por la verdad,
niña que dejaste de jugar en el patio por la responsabilidad,
niña que remplazaste tu niñez por la de mamá, antes de ser mujer.

Mujer que dentro de ese espejo sigues siendo niña.
Reflejos que se transforman en recuerdos,
el calor de los abrazos de un abuelo que siempre te protegió
con cuerpo frágil y consumido por las arrugas.

Mujer que dentro de ese espejo sigue siendo niña.
Recuerdos que se transforman en fantasía de;
ser Campanilla y con sus alitas de cristal
escapar volando al País del Nunca Jamás.

Mujer que dentro de ese espejo sigue siendo niña.
Fantasía que vuelve a la realidad en un parpadeo;
orgullosa de ser mamá, canción de cuna de una luna
que arropas con un beso; la experiencia más bonita de la vida.

Frente al espejo.
Parpados cansados que se cierran con la llave de una lágrima
hace que se apague la luz,
la oscuridad envuelve de nuevo la habitacíón,
esta noche descansarás.

Sueña con la niñez que deseaste tener.

2º PARTICIPANTE; Alejandro Rafael Alagón Ramón

OLVIDEUDAS



El mendigo profana ese firme hermetismo
de los contadores, explora la abultada
jerarquía de escombros, destripa los silencios,
repasa desperdicios, conoce las cenizas.

Orfeones de moscas ensayan un murmullo,
una nube furtiva que despierta y rodea
al intruso, a la sombra que indaga en la agonía
de pieles, restos, cajas con un viejo bastón.

Hay fotos troceadas, miserias familiares,
vestigios de un rencor enquistado en las cáscaras,
imágenes ajadas que yacen desvalidas
mientras las bolsas visten uniformes de luto.

Láminas amarillas que una luz investiga,
trozos sepia, pedazos, sutiles instantáneas
adoptadas de pronto por un desconocido
que invade cada escena con sus ojos lejanos.

Hay tipos de interés que devoran salarios
y crecen poderosos como la levadura,
recibos y facturas a merced de los tábanos
y números convictos en la cuenta corriente.

Esas cartas inertes, esas hojas cobrizas
que un día degolló con furia la tijera,
recomponen un drama, el préstamo que asusta
y cornea las nóminas y enfada al avalista.

Aunque el hedor disuade a los perros hambrientos
e irrita al callejón el vagabundo sigue
su búsqueda arriesgada entre escoria y cascotes
e ignora el odio brusco de esa masa tan fétida.

Y los nervios observan de nuevo porvenir:
la anemia de sonidos en la cesta de mimbre.



3º PARTICIPANTE; BORRASCA

RIMA, RIMA, RIMA



  Rima, rima, rima

te busco para esta poesía,

y te he encontrado

este mediodía.


  Llueve, llueve, llueve

y la calle esta húmeda,

los corazones mojados

y los deseos atados.


  Cristales, cristales, cristales

que ven todos los males,

los pájaros comiendo

las alegrías terrenales.


  Relojes, relojes, relojes

que no paran el tiempo,

de tormentas fuertes

y vientos del Este.


  Sospechas, sospechas, sospechas

de infantes inocentes,

fuegos apagados

en bosques emergentes.


  Gatos, gatos, gatos

de colores pardos,

de espíritus azulados

y uñas relucientes.


  Luces, luces, luces

blancas e intermitentes,

en la noche oscura

de la mente inteligente.


  Sueños, sueños, sueños

de dineros agotados,

coches abandonados

y besos enmascarados.


  Líos, líos, líos

mediocres y armados,

en motores potentes

y vestidos decentes.


              Pseudónimo; BORRASCA




4ª PARTICIPANTE; María Eugenia Elizondo Leal

TU VOZ


Escucho tu voz

y no puedo verte

no puedo olerte

no puedo besarte

conversaciones telefónicas 

que amargas me saben

si no he de alcanzar tus manos



El teléfono suena diferente

cuando eres tu el que llama

viajan tus palabras

de tu boca directamente hasta mi alma

mi cerebro no comprende

es el corazón el que descifra

el invencible amor entre tú y yo



Como te extraño

y como me extraño

aun no es cotidiana tu ausencia

señales de telefonía

que me dan a beber tu voz

esa que me transforma en llanto

cuando me anuncias tu adiós...



-- Tengo que colgar ahora

 te llamo en un mes

te quiero mucho mama

                        hasta pronto