viernes, 31 de octubre de 2014

FINALISTA Nº 1; BEGOÑA IRIBARREN ASTORKITZA

ELLA NADA SABÍA

Ella nada sabía, 
sólo intuía y a veces sospechaba.
Cuando el día venía solitario y tranquilo
se sentaba a escribir y 
a rogar a sus folios que trajeran historias.

Entonces invocaba la oración de los versos.
Se encomendaba a Lorca 
y encendía el ordenador, como si fuera una vela
en la noche piadosa.

Pero las palabras, las letras, se escondían huidizas. 
Corrían por la nada, separadas y solas
y de nada servía perseguirlas a gritos.
A veces se juntaban y hacían una frase que traía un
rumor para enfadar al viento.

Sólo ella sabía que las letras jugaban sus burlonas jugadas;
porque no era ella quien hablaba de amores,
de engaños, de celos, de dolores del alma. 
Eran ellas las letras
las que clavaban criminales espinas
en los días perversos.

Ella nada sabía, sólo intuía y a veces,
distraída y cansada con los ojos perplejos
se dejaba arrastrar por las blancas praderas
y un rumor de palabras le venía al oído.

Eran ellas, las letras, que a veces se juntaban
o la dejaban sola abandonada a su suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario